Alergia a anestésicos locales

Las reacciones adversas a los fármacos son definidas como cualquier efecto “no terapéutico” en las

dosis habitualmente empleadas para la prevención, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades. Pueden dividirse en los siguientes dos grandes grupos.

 

Reacciones prevenibles. Se asocian con los efectos conocidos del medicamento; dependen de la dosis, se presentan en individuos, generalmente, normales y corresponden al 80%, más o menos, de los efectos secundarios de los medicamentos. Incluyen toxicidad, efectos colaterales e interacciones

de los medicamentos.

 

Reacciones no prevenibles. En general, no dependen de la dosis y no están relacionadas con el efecto farmacológico del medicamento. Están implicados factores propios del paciente, como alteraciones inmunológicas y de predisposición genética.

 

Se manifiestan como reacciones idiosincrásicas, intolerancia, reacciones de hipersensibilidad alérgicas y no alérgicas.

 

Epidemiología

 

La prevalencia exacta de la anafilaxia durante los procedimientos quirúrgicos no está bien determinada. Esto se debe a métodos deficientes de recolección de datos, a la dificultad en el

reconocimiento de las reacciones por parte de los profesionales de la salud, y a la falta de pruebas cutáneas y de laboratorio estandarizadas que diferencien entre reacciones anafilácticas y anafilactoides y que sirvan, a su vez, para identificar el factor etiológico.

 

Factores de riesgo

 

El diagnóstico de las reacciones adversas a los anestésicos generales y locales se basa principalmente en el detalle de la anamnesis.

 

Entre los diversos factores se encuentran:

 

A)    Sexo: el sexo femenino parece ser el más afectado.

 

b) Edad: los niños presentan menor sensibilización a los medicamentos que los adultos.

La edad avanzada presenta un mayor riesgo de reacciones por las posibles enfermedades concomitantes

 

c) Condiciones clínicas del paciente y enfermedades concomitantes.

 

1. Atopia respiratoria

2: Aumenta la gravedad de las reacciones, principalmente si el VEF es menor de 70%

3. Enfermedad cardiovascular concomitante

4: Aumenta el riesgo de eventos graves durante el procedimiento.

 

d) Factores genéticos.

 

La velocidad del metabolismo del medicamento influye en la prevalencia de sensibilización.

 

Las malformaciones urogenitales y la espina bífida requieren frecuentemente procedimientos quirúrgicos y utilización de sondas, aumenta la sensibilización del látex.

 

La incidencia familiar está bien demostrada en casos de hipersensibilidad a los antiinflamatorios no esteroideos utilizados durante las intervenciones quirúrgicas o durante el posopeatorio

 

 

 

Agentes responsables de anafilaxia durante la anestesia y los procediemientos médicos

 

Relajantes musculares: son fármacos utilizados frecuentemente en procedimientos de anestesia general y les corresponden de 50 a 70% de  los casos de anafilaxia durante una cirugía.

 

Todos los relajantes musculares pueden causar anafilaxia y pueden inducir dos tipos de reacción: una mediada por IgE, relacionada con la estructura de amonio, y otra no inmunológica por estimulación no específica de los mastocitos.

 

Hipnóticos: Existen pruebas de que la mayoría de las reacciones son de origen seudoalérgico. Sin embargo, ya se han descrito casos de reacciones alérgicas verdaderas mediadas por IgE y se cuenta con algunos protocolos para practicar pruebas cutáneas de lectura con concentraciones no irritantes del medicamento

 

Opioides: Éstos inducen liberación de mediadores por los mastocitos, de forma directa, no mediada por factores inmunológicos.

 

AINES:  No hay un mecanismo inmunológico comprobado para la mayor parte de las reacciones adveras a los antiinflamatorios no esteroideos y analgésicos. Se cree que esta clase farmacológica inhibe la enzima cicloxigenasa, responsable de una de las vías del metabolismo del ácido araquidónio. De esta forma, existe un aumento en la síntesis de leucotrienos, sustancia responsable de los síntomas más frecuentes de estas reacciones de hipersensibilidad no alérgica: urticaria, angiedema, broncospasmo y, en casos graves, choque.

 

Látex: la alergia al látex es la segunda causa de reacción anafiláctica durante los procedimientos quirúrgicos.

 

Los grupos que presentan mayor riesgo son lso niños con espina bífida o anomalías congénitas sometidos a múltiples procedimientos quirúrgicos, y los profesionales de la salud y trabajadores de la industria del caucho.

 

Actualmente, se realizan intervenciones para la reducción del riesgo de los individuos expuestos, como el cambio de guantes de látex por guantes de polímeros sintéticos, al igual que la práctica de los procedimientos en salas “libres de látex”.

 

Manifestaciones clínicas

 

.

 

Las reacciones pueden clasficarse según e tiempo de evolcuión, como sigue.

 

  1. Reacciones inmediatas. Se presentan mintos después de la administración del fármaco e incluyen las manifestacones de anafilxia. Es la forma de presentación más importante durante los procedimientos qx.
  2. Reacciones aceleradas. Se presentan entre ua y tres horas después de la administración del fármaco y frecuentemente, se manifiestan con urticaria y angiedema.
  3. Reacciones tardías. Se presentan después de 3 días o más del inicio de la terapia e incluyen eritema cutáneo, fiebre, enfermedad del suero y menos comúnmente alteraciones pulmonares, hepáticas, renales o hematológicas.

 

Los síntomas se pueden clasificar según la gravedad de la anafilaxia, como sigue:

 

Grado 1. Síntomas cutáneos, eritema generalizado, urticaria y angiedema.

 

Grado 2. Síntomas cutáneos, hipotensión, taquicardia y manifestaciones respiratorias, sin riesgo para la vida

 

Grado 3. Choque, taquicardia o bradicardia, arritmia, broncoespasmo, con riesgo para la vida.

 

Grado 4. Paro cardiorespiratorio

 

Grado 5. Muerte

 

Conclusión

 

Las reacciones de hipersensibilidad a los anestésicos locales y generales, y a otros medicamentos utilizados durante los procedimientos quirúrgicos, aún representan grandes desafíos en la práctica clínica, Continúan siendo motivo de setudio y profundización para los profesionales de la salud, quienes encaminan sus esfuerzos a hacer diagnósticos pertinentes que proporciones óptimos resultados con mínimos riesgos para la vida de los pacientes.