Lactancia, alergia a la proteína de leche

La alergia a la proteína de leche de vaca es un trastorno frecuente en la infancia y representa la patología por alergia alimentaria más común en el niño pequeño. La lactancia materna ha demostrado ser protectora para el sistema inmunológico en desarrollo, ya que tiene un papel altamente significativo respecto al funcionamiento del sistema inmunológico.

Las enfermedades alérgicas tienen una prevalencia creciente a nivel nacional y mundial, que impactan significativamente la salud pública, debido a que muchos de los lactantes menores de seis meses con diagnóstico o sospecha de alergia a la proteína de leche de vaca terminan utilizando una fórmula infantil exclusiva ya que dentro de la práctica clínica no se ha establecido aún con claridad la importancia de la promoción y protección de la lactancia materna en estos casos que, por lo general, privan al infante de este beneficio mientras que le refuerzan a la madre la idea errónea de que debe suspender la dieta materna y lograra la mejoría inmediata con la sustitución de esta con fórmulas especialmente
diseñadas.

La importancia de la temática va más allá de la complejidad de la alergia, debido a que la práctica de sustitución de la lactancia natural por la fórmula láctea transgrede la salud de los infantes, lo cual genera cambios intergeneracionales que altera los procesos de crecimiento y desarrollo adecuados, sin olvidar que cada vez aumentan más los casos de alergia, cáncer infantil y demás patologías.