Tratamiento de la alergia a hongos

En nuestro medio, los hongos representan la tercera causa de enfermedad respiratoria alérgica, siendo principalmente el género Alternaria el más frecuentemente implicado. Sin embargo, debido a que presentan
grandes dificultades en el diagnóstico y tratamiento específico, existen pocos estudios controlados sobre inmunoterapia con extractos fúngicos.

Los hongos pueden ser causantes de patología alérgica respiratoria, tanto de vías aéreas superiores como inferiores, en personas sensibles.

Los principales géneros de hongos causantes de alergia son Alternaria, Aspergillus, Cladosporium y Penicillium, siendo Cladosporium los más frecuentemente implicados

En trabajos recientes se ha comprobado que la prevalencia de alergia a hongos es mayor de lo que hasta ahora se pensaba y que los hongos, como causantes de asma bronquial y otras enfermedades del sistema
respiratorio, han sido subestimados1. Las esporas fúngicas se encuentran en el aire a concentraciones muy superiores a las de los pólenes y en muchos casos son más pequeñas que los granos de polen, pudiendo alcanzar así más fácilmente el tracto respiratorio inferior y producir asma. Actualmente se considera que los
hongos son la tercera causa más frecuente de patología alérgica respiratoria,

TRATAMIENTO

El tratamiento de los enfermos con patología respiratoria producida por alergia a hongos, al igual que la causada por otros aeroalergenos, se basa en tres pilares fundamentales que se complementan: medidas de control ambiental, farmacoterapia e inmunoterapia.

Medidas de control ambiental

En el exterior de las viviendas:
– Evitar acercarse a vegetación muerta o en estado de descomposición y no mover montones de hojas caídas en el suelo.
En el interior de la vivienda:
– Eliminar la humedad y airear las zonas oscuras y húmedas de la casa, utilizando en ellas pintura antimohos y fungicidas en sitios que tengan tendencia a humedecerse.
– Evitar plantas de interior y flores secas de adorno.
– La cocina y el cuarto de baño, por sus condiciones de humedad y calor, favorecen el desarrollo de hongos, por ello deben ser aireados y limpiados con soluciones

Farmacoterapia

El tratamiento farmacológico es el segundo escalón en el tratamiento de la enfermedad alérgica. Los fármacos actualmente empleados en el tratamiento del asma se pueden dividir en fármacos antiinflamatorios y broncodilatadores; la indicación de uno u otro de estos fármacos de penderá de la gravedad de la enfermedad.

Inmunoterapia

La inmunoterapia es hoy por hoy el único tratamiento etiológico de las enfermedades alérgicas respiratorias mediadas por anticuerpos IgE específicos. Su eficacia clínica ha sido demostrada siempre que se realice una indicación correcta, basada en su administración a dosis apropiadas y durante un tiempo adecuado (3-5 años).

Así, actualmente, la inmunoterapia ha sido demostrada como un tratamiento eficaz de las enfermedades respiratorias alérgicas producidas por sensibilización a pólenes, ácaros del polvo doméstico, epitelios de animales y venenos de himenópteros, constatándose en múltiples estudios, que la inmunoterpia disminuye la severidad de la sintomatología

CONCLUSIONES

La inmunoterapia con este extracto es efectiva al mejorar los síntomas de los pacientes.
Los datos obtenidos en los test “in vivo” confirman una respuesta inmunológica adecuada a la inmunoterapia.
La tolerancia del tratamiento ha sido excelente, registrándose únicamente dos reacciones leves en las 711 dosis administradas